Salsa de pimientos del piquillo con leche

Salsa de pimientos del piquillo con leche

La salsa de piquillo es picante

He utilizado varias salsas de pimientos del piquillo para acompañar carnes y pescados, pero nunca las había combinado con pasta. Estos espaguetis con salsa de piquillo son una alternativa más a los muchos platos de pasta que hemos cocinado en estas páginas.

La salsa de piquillo es algo laboriosa, pero puedes hacerla el día anterior y guardarla en la nevera hasta el momento de combinarla con los espaguetis. Si no tenéis tiempo entre semana, aprovechad este fin de semana para probarla y no dejéis de contarme qué os parece.

Coulis

En un cuenco, bata 4 cucharadas de aceite de oliva, el vinagre, las chalotas y la cebolla de verdeo. Sazonar con sal y pimienta. Cortar una pequeña hendidura en cada pimiento del piquillo y deslizar un palito de queso en cada pimiento.

Calentar la cucharada restante de aceite de oliva en una sartén mediana a fuego fuerte. Añade los pimientos y dóralos por ambos lados hasta que el queso empiece a fundirse, unos 30 segundos. Pasar los pimientos a una fuente de servir, rociar con parte del aliño y espolvorear con las hojas de tomillo y las ramitas de perejil. Servir inmediatamente.

  La leche de almendras rompe el ayuno

Recetas con pimientos del piquillo

En primer lugar tengo que deciros que esta receta está hecha pensando en los celíacos e intolerantes a la lactosa. Para que toda la familia pueda disfrutar de un plato delicioso sin preocuparse por estas dietas especiales. Ahora bien, tu parte de trabajo es evitar la contaminación cruzada.

Como he mencionado antes, esta receta se puede congelar. Yo suelo poner los pimientos rellenos en pequeños recipientes de una ración, los cubro con salsa y los cierro bien. A la hora de utilizarlos sólo tengo que sacar las unidades necesarias y dejarlos descongelar en la nevera durante la noche.

En casa, cuando somos muchos, los calentamos en el horno. Los ponemos en una bandeja grande que aguante el calor y los dejamos unos minutos a temperatura media. Hay que procurar que no se sequen y sacudir o agitar la bandeja de vez en cuando, pero así podemos aprovechar el fogón para preparar otras recetas. Y dejarlas calientes en el horno mientras tomamos el primer plato.

  Calorias de la leche de soja

Puedes servir los pimientos del piquillo rellenos solos, como en la foto, o puedes acompañarlos de un sinfín de guarniciones como patatas fritas o cocidas, puré de boniato o cereales como arroz, quinoa, mijo. Esto lo dejo a tu elección.

Sabor a salsa de piquillo

Navarra es el paraíso del pimiento del piquillo. Ocho localidades -además de Lodosa, que es el centro- están protegidas por la “DO” -Denominación de origen-. Son Andosilla, Azagra, Cárcar, Lerín, Mendavia, San Adrián y Sartaguda. Sí, lo sé, donde somos quisquillosos con el lugar donde crecen nuestras verduras. Como dijo Ferrán Adriá: “Navarra es la capital mundial de las verduras”. Y si no estás de acuerdo con esa afirmación, te equivocas y Ferrán y yo tenemos razón.

Fritas a la sartén con ajos y dejando que su jugo se una al aceite para formar una magnífica salsa, son un entrante excepcional. Y no hay que olvidar los rellenos: carne picada, bacalao… Hay una receta de pimientos para todos.

  Para qué sirve la leche de almendras

Cordero Canales Aitor

Soy Aitor Cordero y me apasiona probar diferentes recetas, me gusta estudiar posibles mezclas para experimentar nuevos sabores. Obviamente todo esto teniendo en cuenta las ventajas de cada plato, trato de llevar una vida saludable, por lo que intento cuidar siempre lo que como.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad