Enfermedades que se crean con la mente

Enfermedades que se crean con la mente

Enfermedad cerebral deutsch

Mi médico de cabecera me recomendó que me hiciera una ecografía y, cuando supe los resultados, estaba segura de que iba a recibir las peores noticias. Así que puede imaginarse mi alivio cuando el técnico me dijo que se trataba simplemente de un lipoma, un tumor benigno, formado por células grasas, que no suponía una amenaza grave para mi salud. Casi tan pronto como lo supe, todos esos dolores y molestias desaparecieron, y pronto empecé a recuperar mi peso anterior.

El episodio fue mi primera -y hasta ahora, la única- experiencia de ansiedad por enfermedad (o salud). Según las últimas investigaciones, al menos el 6% de las personas padecerán este trastorno a lo largo de su vida.

Aunque todavía no disponemos de estadísticas actualizadas, esa cifra puede haber aumentado rápidamente durante la pandemia. Con un ciclo de noticias continuo que hace hincapié en los síntomas y los peligros del virus, es natural sentir cierto nivel de preocupación por una posible infección. Pero para algunas personas el miedo al virus habrá sido omnipresente, alcanzando su punto máximo mientras esperan los resultados de una prueba de flujo lateral o PCR.

La enfermedad de las vacas locas

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) es un trastorno cerebral raro, degenerativo y mortal.    Afecta aproximadamente a una persona de cada millón al año en todo el mundo; en Estados Unidos se dan unos 350 casos al año.    La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob suele aparecer en las últimas etapas de la vida y tiene un curso rápido.    La aparición típica de los síntomas se produce en torno a los 60 años, y alrededor del 70% de los individuos mueren en el plazo de un año.    En las primeras fases de la enfermedad, las personas pueden presentar fallos de memoria, cambios de comportamiento, falta de coordinación y alteraciones visuales.    A medida que la enfermedad avanza, el deterioro mental se acentúa y pueden producirse movimientos involuntarios, ceguera, debilidad de las extremidades y coma.

  Estres en personas con vih

La ECJ pertenece a una familia de enfermedades humanas y animales conocidas como encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) o enfermedades priónicas.    Un prión -derivado de “proteína” e “infeccioso”- causa la ECJ en las personas y las EET en los animales.    El término espongiforme hace referencia al aspecto característico de los cerebros infectados, que se llenan de agujeros hasta parecer esponjas cuando se examinan al microscopio.    La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es la más común de las EET humanas conocidas.    Otras EET humanas son el kuru, el insomnio familiar fatal (FFI) y la enfermedad de Gerstmann-Straussler-Scheinker (GSS).    El kuru se identificó en personas de una tribu aislada que practicaba canibalismos rituales en Papúa, Nueva Guinea, y ahora casi ha desaparecido.    El kuru se considera una enfermedad priónica adquirida.    La FFI y la GSS son enfermedades hereditarias extremadamente raras, que se dan en unas pocas familias de todo el mundo.    Hasta la fecha, se han notificado unos 260 casos de vCJD, la mayoría en el Reino Unido, relacionados con el consumo de carne de vacuno, pero ninguno en el que la enfermedad se haya adquirido en EE.UU. Otras EET se encuentran en tipos específicos de animales.    Entre ellas se encuentran la EEB, la encefalopatía del visón, la encefalopatía felina y la tembladera, que afecta a ovejas y cabras.    La caquexia crónica (CWD) afecta a los alces y a los ciervos y es cada vez más frecuente en algunas zonas de Estados Unidos.    Hasta la fecha no se ha informado de la transmisión de la caquexia crónica al ser humano.

  El estres puede alterar la bilirrubina

Trastornos cerebrales

Nuestros equipos se asocian más allá de las fronteras y las disciplinas en pos de un objetivo común: el desarrollo de mejores tratamientos para las afecciones del cerebro y la mente, mejorando los resultados de salud ahora y para las generaciones futuras.

El Centro del Cerebro y la Mente es líder mundial en investigación y tratamiento. En particular, nos centramos en las enfermedades que afectan al desarrollo infantil, la salud mental de los jóvenes y el envejecimiento del cerebro. Nuestro objetivo es comprender las circunstancias individuales y desarrollar soluciones que mejoren la calidad de vida tanto de los pacientes como de sus seres queridos.

La investigación centrada en la persona comienza y termina con las personas afectadas por trastornos del cerebro y la mente. A lo largo de todo el proceso de traslación, desde los laboratorios a las clínicas y a los entornos sanitarios y las políticas públicas, nuestros investigadores colaboran para mejorar los resultados sanitarios de las personas y las comunidades.

Nuestras clínicas permiten trasladar la investigación a la práctica del mundo real. Nuestros numerosos servicios para los pacientes nos ayudan a lograr nuestra visión de una mejor calidad de vida para los afectados por enfermedades del cerebro y la mente.

Enfermedad de los priones

Las enfermedades priónicas comprenden varias afecciones. Un prión es un tipo de proteína que puede hacer que las proteínas normales del cerebro se plieguen de forma anormal. Las enfermedades priónicas pueden afectar tanto a los seres humanos como a los animales y a veces se transmiten a los humanos a través de productos cárnicos infectados. La forma más común de enfermedad priónica que afecta a los humanos es la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ).

  Cuento para trabajar la flexibilidad mental

Las enfermedades priónicas se producen cuando la proteína priónica normal, que se encuentra en la superficie de muchas células, se vuelve anormal y se agrupa en el cerebro, causando daños cerebrales. Esta acumulación anómala de proteínas en el cerebro puede provocar alteraciones de la memoria, cambios de personalidad y dificultades de movimiento. Los expertos aún no saben mucho sobre las enfermedades priónicas, pero por desgracia, estos trastornos suelen ser mortales.

Las enfermedades priónicas se confirman tomando una muestra de tejido cerebral durante una biopsia o después de la muerte. Sin embargo, los profesionales sanitarios pueden realizar una serie de pruebas antes para ayudar a diagnosticar enfermedades priónicas como la ECJ, o para descartar otras enfermedades con síntomas similares. Las enfermedades priónicas deben considerarse en todas las personas con demencia rápidamente progresiva.

Cordero Canales Aitor

Soy Aitor Cordero y me apasiona probar diferentes recetas, me gusta estudiar posibles mezclas para experimentar nuevos sabores. Obviamente todo esto teniendo en cuenta las ventajas de cada plato, trato de llevar una vida saludable, por lo que intento cuidar siempre lo que como.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad