Tecnicas de relajacion para la ansiedad paso a paso

Tecnicas de relajacion para la ansiedad paso a paso

Técnicas rápidas de relajación

Todos nos enfrentamos a situaciones estresantes a lo largo de nuestra vida, desde pequeñas molestias como los atascos hasta preocupaciones más serias, como la grave enfermedad de un ser querido. Sea cual sea la causa, el estrés inunda el cuerpo de hormonas. El corazón late con fuerza, la respiración se acelera y los músculos se tensan.

Esta llamada “respuesta al estrés” es una reacción normal a las situaciones amenazantes, perfeccionada en nuestra prehistoria para ayudarnos a sobrevivir a amenazas como el ataque de un animal o una inundación. Hoy en día, rara vez nos enfrentamos a estos peligros físicos, pero las situaciones desafiantes de la vida cotidiana pueden desencadenar la respuesta al estrés. No podemos evitar todas las fuentes de estrés en nuestras vidas, ni queremos hacerlo. Pero podemos desarrollar formas más saludables de responder a ellas.

1. Centrarse en la respiración.  En esta sencilla y poderosa técnica, se realizan respiraciones largas, lentas y profundas (también conocidas como respiración abdominal). Al respirar, se desconecta suavemente la mente de los pensamientos y las sensaciones que la distraen. La concentración en la respiración puede ser especialmente útil para las personas con trastornos alimentarios, ya que les ayuda a centrarse en su cuerpo de forma más positiva. Sin embargo, esta técnica puede no ser adecuada para quienes tienen problemas de salud que dificultan la respiración, como las dolencias respiratorias o la insuficiencia cardíaca.

  El estres puede alterar la bilirrubina

Técnica de relajación aplicada

La relajación muscular profunda es una técnica de relajación eficaz. En este ejercicio, se tensa un grupo de músculos y luego se libera la tensión en ese músculo y se nota la relajación. Si lo practica con constancia, volverá a entrenar a su cuerpo para que libere la tensión cuando esté ansioso. Disfrutarás de la sensación de relajación saludable.

La respiración tranquila o relajada es un ejercicio sencillo y eficaz que puede facilitar la calma y la concentración. También ayuda a disminuir los síntomas físicos de la ansiedad. Es una técnica de afrontamiento portátil, y puede utilizarse siempre que se esté ansioso. Es necesario practicarla con regularidad para utilizarla con eficacia.

Relajación muscular progresiva

Al utilizar técnicas de relajación como parte de su estrategia para tratar la ansiedad, puede empezar a controlar sus síntomas físicos y psicológicos de forma más eficaz, mejorando su salud física y mental. Estas técnicas le ayudarán a instruir a su cuerpo y a su cerebro para que se relajen. También actuarán como una buena distracción, dándole la oportunidad de distanciarse de los pensamientos preocupantes que causaron su ansiedad en primer lugar.

Durante un ejercicio de relajación muscular, tensa y relaja determinados grupos musculares de uno en uno. Al hacerlo, deberías notar una diferencia en cómo se siente esa parte del cuerpo. La tensión y el estrés deberían disiparse, dejando la zona suelta y relajada.

  Flexibilidad para superar las dificultades

Cuando te sientas ansioso, es posible que te concentres en los peores escenarios posibles. En esos momentos, aprender a visualizar algo tranquilo y sereno puede distraerle de esos pensamientos ansiosos y ordenar a su cuerpo que se relaje.

La atención plena es una práctica que nos permite participar en el presente. Mediante técnicas como el yoga, las meditaciones o los ejercicios de respiración, la atención plena nos capacita para reconocer y controlar nuestros sentimientos, emociones y sensaciones corporales. Practicar la atención plena es una buena manera de controlar los pensamientos que pueden causarle ansiedad.

Instrucciones para la relajación muscular progresiva

A menudo no es tan fácil encontrar la paz y la tranquilidad en el agitado ritmo de la vida cotidiana. Cuando tenemos un momento para nosotros mismos, la repentina desaceleración es un reto para muchas personas, que puede asociarse a sentimientos incómodos como la inquietud interior y el nerviosismo. ¿Por qué ocurre esto? Sencillamente porque en estas situaciones solemos estar todavía con el acelerador pisado internamente y la bioquímica de nuestro cuerpo está programada para “continuar”. La buena noticia es que con las técnicas de relajación adecuadas puedes acceder a herramientas probadas que te ayudarán de forma fiable a reducir el estrés y la tensión. De este modo, puedes entrenar a tu cuerpo y a tu mente para que se sumerjan en profundos estados de descanso y recarguen las pilas.

  Ejercicios de flexibilidad pilates

Ya conoces la situación: en situaciones de estrés, cuando estás asustado y excitado, respiras “automáticamente” de forma superficial y agitada. La atención se centra en la inhalación, y ése es precisamente el problema cuando la tensión se ha convertido en una condición permanente. Al fin y al cabo, este tipo de respiración sigue estimulando el sistema nervioso simpático, la parte del sistema nervioso que eleva el pulso, la presión arterial y la frecuencia cardíaca y puede convertirte en un auténtico manojo de nervios.

Cordero Canales Aitor

Soy Aitor Cordero y me apasiona probar diferentes recetas, me gusta estudiar posibles mezclas para experimentar nuevos sabores. Obviamente todo esto teniendo en cuenta las ventajas de cada plato, trato de llevar una vida saludable, por lo que intento cuidar siempre lo que como.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad